03022010684.jpg

SAN BLAS EN EL RONQUILLO

04/02/2010

LA TRADICIÓN DE BENDECIR EL PAN

El día 3 de febrero se celebra San Blas de Sebaste. Aquí en El Ronquillo el día de San Blas se celebra de forma peculiar. La forma de celebrarlo de los Ronquilleros consiste en comprar unas roscas de pan que posteriormente llevamos a la Parroquia del Divino Salvador para que el sacerdote las bendiga. La finalidad: cuenta la tradición que realizando este rito evitarás los males de garganta y ahogarte el resto del año.

Rosca_de_Pan_de_San_Blas

Esta tradición procede de muchos años atrás, San Blas era conocido por su don de curación milagrosa, que aplicaba tanto a personas como a animales. Salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Este sería el origen de la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta el 3 de febrero.

san_blas.jpg {san blas}

 

Ronquilleros y Ronquilleras colocan roscas de pan en bonitas cestas de mimbre y las adornan con lazos y ramitas romero, para que sea bendecido junto al pan. Todos se dirigen hacia la Iglesia del municipio, donde las colocan bajo el altar a la espera de ser bendecidas.

03022010693 03022010694

Tras la misa, el párroco bendice el pan con oraciones y el agua bendita que esparce sobre el pan con el hisopo. Tras las palabras “podéis ir en paz y que aproveche” el párroco se retira y Ronquilleros y Ronquilleras recogen sus cestas de pan, que llevarán a casa para ser degustadas por toda la familia.

03022010685 IMAG0046.JPG {IMAG0046}

Cuentan las personas mayores del municipio que antiguamente los mozos de El Ronquillo esperaban a que las muchachas salieran de la iglesia con sus cestas de pan, adornadas con romero y se divertían quitándoles las roscas y panes, y que la imaginación de las muchachas las llevaban a adoptar soluciones como esconder las cestas hasta que se fueran para que no se las quitaran o meter abulagas junto al pan para que cuando metieran la mano se pincharan.

Hoy en día los muchachos no esperan en la puerta para hacerse con los panes benditos, aún así todos disfrutan de él. La parroquia se llena de feligreses para llevar a sus hogares tan apreciado bien con el que evitar los males de garganta.